Farmacos para tratar la Obesidad: ¿Son todos perjudiciales?

Citation metadata

Author: Víctor Luna-Rodríguez
Date: May 2001
From: Acta Académica(Issue 28)
Publisher: Universidad Autonoma de Centro America
Document Type: Article
Length: 3,158 words
Article Preview :

ABSTRACT

Obesity is a serious health problem in our society. The management of this disorder is considered by many as one of the most difficult and frustrating in the practice of clinical medicine. Because of the undesirable effects of a group of drugs and the huge publicity that they created, a good resource for the treatments of obesity is being displaced. This is a small review of this topic, hoping, to serve asa little contribution for those who struggle day-by-day helping people with the heavy burden of losing weight.

INTRODUCCIÓN

Estamos viviendo en la actualidad una verdadera epidemia de obesidad. Las cifras son realmente alarmantes. 97 millones de personas en los Estados Unidos son obesos. Esto, sin lugar a dudas, representa un gran reto en términos de salud pública, que causa un enorme impacto en nuestras sociedades.

Después del uso del cigarrillo, la obesidad es la segunda causa más común de muerte prevenible en los Estados Unidos, contribuyendo con 300,000 muertes cada año (14).

Hoy en día es bien reconocido el hecho de que el estar severamente en sobrepeso aumenta el riesgo de adquirir serios trastornos de salud y de morir prematuramente (13).

La obesidad es el resultado de combinar una serie de factores sociales, ambientales, culturales, genéticos, fisiológicos, metabólicos y de comportamiento. La completa explicación de esta compleja interacción aun no existe, pero en lo que ya casi no hay controversia es que la obesidad debe verse como una enfermedad crónica que requiere de un tratamiento prolongado.

El perder peso requiere mucha paciencia y motivación. La terapia basada sólo en reducir la ingesta de calorías y hacer ejercicio, ha sido probada como un abordaje no exitoso, especiahnente a larga data. Es en este punto donde el clínico debe evaluar la posibilidad de utilizar otras medidas terapéuticas.

A pesar de que cierto grupo de agentes medicamentosos han sido relacionados con la aparición de trastornos cardiovasculares en algunos pacientes, éstos aún deben ser considerados como un arma valiosa en la batalla contra la obesidad mórbida.

ALGUNOS DATOS HISTÓRICOS

Los inicios

En contraste con la creencia popular, los agentes farmacológicos para el tratamiento de la obesidad han estado presentes por un período considerable de tiempo.

La primera droga utilizada para este propósito fue la hormona tiroidea, introducida en 1893, y ampliamente usada hasta pasada la mitad de la década de los cuarentas. Se pensaba entonces que la obesidad era producida por un "bajo metabolismo".

Otros agentes fueron introducidos también antes de la mitad del siglo 20. El primero fue el dinitrofenol. Este causaba pérdida de peso al aumentar la tasa metabólica, pero cayó en desuso por la presencia de serios efectos adversos tales como cataratas y neuropatías (5).

La anfetamina y su estereoisómero dextrorotatorio, la dexamfetamina, fueron usados también en la práctica clínica antes de la Segunda Guerra Mundial (al inicio como agentes para la narcolepsia, descubriéndose luego sus propiedades anorexígenas). Nuevamente, la presencia de serios efectos adversos secundarios a las propiedades estimuladoras del sistema nervioso central (y potencialmente adictivas), llevaron a...

Main content

Source Citation

Source Citation
Luna-Rodríguez, Víctor. "Farmacos para tratar la Obesidad: ¿Son todos perjudiciales?" Acta Académica, no. 28, 2001, p. 252+. Accessed 7 July 2020.
  

Gale Document Number: GALE|A140053537